Con más de 33 mil seguidores en Instagram, Amor es una de las influencers mejor posicionadas de Córdoba gracias al posteo de videos de 60 segundos donde comparte sus experiencias personales. Amante de la ropa, con 28 años se ha consagrado también como referente de la moda.

– ¿Cómo surgió la idea de empezar a posicionarte como una influencer en Instagram?

-Fue rarísimo cómo se fue dando todo. La palabra influencer es muy fuerte. No fue algo buscado, se dio de un día para otro. Estaba grabando una historia en Instagram sobre algo anecdótico: me estaban esperando en un súper y me fui a otro. Conté ese desencuentro y mi hermano, que es un reconocido instagramero, me sugirió que en vez de subir la historia hiciéramos un video. Eso fue hace ya un año y tuvo mucha repercusión.

-¿Qué es lo que te motiva a publicar diariamente historias en Instagram?

-Lo que me pone contenta es el cariño de la gente, que me contacta y me escribe con
afecto. Eso me divierte, me gusta. También es un gran apoyo que otros instagrameros
me motiven, como fue el caso de Fede Cyrulink y Mar Tarrés.

-¿Cómo es el perfil de quienes te siguen?

-El 82 % son mujeres de Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe. Es muy difícil que una mujer tenga seguidoras mujeres. Entonces, eso es algo que tengo que explotar.

-¿Qué priorizás al momento de publicar?

-No tengo una estrategia definida porque todavía no lo tomo como un trabajo. Yo trabajo en una empresa. Me encantaría poder vivir de mi cuenta de Instagram porque no me veo
nueve horas por día encerrada entre cuatro paredes. Pero hasta el momento no lo tomo como un trabajo.

-¿Por qué no te lo tomás como un trabajo?

-Tengo miedo a ser independiente laboralmente. A los 18 años me puse a trabajar porque no quería estudiar nada. Siempre trabajé en relación de dependencia. Es solo cuestión de decidir priorizar las publicaciones en Instagram, pero todavía no me animo.

-¿A qué atribuís que tus seguidoras se identifiquen con tus publicaciones?

-Genero esta empatía porque muestro el día a día. Convivimos con mucho estereotipo de la mujer diosa, omnipotente, a la que todos los hombres miran. La realidad es otra. Yo tengo 28 años y nunca voy al gimnasio. El 80 % de las mujeres tenemos panza, llega noviembre y estamos blancas papa… y yo lo que hago es reírme y desdramatizar eso. Una piensa que es la única a la que le pasan hechos ridículos, pero no es así y comparto esas experiencias.

-¿Qué te genera a vos esa exposición?

-Un día, vía Instagram, me hicieron un comentario malintencionado que me afectó mucho. Entonces, ahí paré porque me di cuenta de que me estaba lanzando a exponerme mucho. Reaccioné en torno a que esas eran las reglas del juego. Me pregunté si lo soportaba o no, me dije que sí y seguí.

-Al tener exposición pública, ¿cómo manejás el hecho de tener una madre referente en Córdoba?

-Mi mamá, Fabiana Masena, es un ícono en Córdoba. Pero hoy puedo armar mi camino y no reniego de eso. De hecho, conocí el medio gracias a ella porque me llevaba a los desfiles, programas, etc. A mí me pone contenta que puedan ver en mí una identidad propia. Además, he logrado que mucha gente me conozca por eso y no por ser “la
hija de”. No reniego de eso.

-¿Manejás vos misma tu cuenta?

-Sí. La manejo yo misma e inclusive de manera muy artesanal. No sé editar y no tengo PC. Tengo que aprender. Hago todo yo.

-Algunas marcas te contactaron para hacer publicidad, ¿cómo es tu vínculo con las marcas?

-Las marcas me llaman, me escriben por privado de inbox. Me ofrecen hacer acciones para asistir a eventos o para una promoción particular.

-En ese sentido, ¿cuál es tu criterio para promocionar una marca?

-Hago solamente lo que me gusta. Hay marcas que no son mi onda. Hace un tiempo me contrató una marca de ropa interior de Buenos Aires. No quiero cerrar puertas, pero no sé si haría de nuevo ropa interior porque no es ese mi perfil. Lo que me determina es que me sienta identificada y cómoda con la marca. Por ejemplo, Dove me contrató y esa fue para mí la acción que más contenta me puso por su criterio, porque apuntan a la mujer natural.

-¿Cómo son tus looks?

-Soy bastante cambiante con los looks, siempre de acuerdo con mi ánimo. Si estoy mal de ánimos, me visto toda de negro, no le erro. En septiembre me autohabilito para usar pollera, short. Yo siempre digo “ya puedo andar en piernas”. El jueves es mi día preferido de la semana: siempre voy de zapatillas, canchera.

-¿Cuáles son tus prendas preferidas?

-En el día a día uso polleras con alguna botita. Mezclo bastante lo formal e informal. También mucho blazer, que es mi prenda favorita sea verano, invierno, otoño o primavera. A su vez, amo usar zapatillas y también las uso cuando estoy de mal humor. Mis preferidas son las Converse. A veces, salgo a bailar con zapatillas. Otra prenda que me gusta mucho es la camisa grande. Uso todo suelto, siempre. No me “amatambro”.

-Al momento de ir a una fiesta, ¿qué look elegís?

– Siempre elijo cortos porque me gusta resaltar las piernas. Tengo una pollera negra que me compré de urgencia para un evento y es hermosa, combina con todo. A su vez, me gusta el protagonismo de los detalles. Me encanta hacerme ondas en el pelo y resaltar
la mirada con el maquillaje. También le doy protagonismo a los sobres y tengo un vestido negro bordado que es un fuego.

-¿Qué detalles son los que te gustan en la ropa?

-Tengo muchas prendas que tienen un detalle. O las transparencias o el bordado. No tengo un estilo definido, me tiene que llamar la atención. También me gustan mucho los brillos, de día y de noche.

-¿Cómo te llevás con los jeans?
-Con los jeans me llevo bien, pero me gusta más lo corto. Me encantan los jeans con camisa y zapas porque es un clásico.

-Tenés un tatuaje…
– Sí, “Música saves me”. Amo la música, siempre la amé. Me salvó y me va a seguir
salvando.

-¿Qué implica para vos “la moda”?
-Una forma de identidad. Y también una búsqueda, porque estoy buscando mi propio
estilo.

AMOR PRIVITERA EN REDES

@amorprivitera (instagram)

@amorprivitera (twitter)

María Amor Privitera (facebook)

DEJA UNA RESPUESTA

Entre con su comentário
Please enter your name here