Catalina Rivera Villate es artista plástica y fue la autora de la obra de arte que se visualiza en la tapa del libro El Perdón. Con perfil de artista internacional pero anclada en las sierras cordobesas, en diálogo con Ocio nos abrió las puertas de su particular y sensible universo artístico, que gira en la órbita más humana: la necesidad de conmover.

Por Sol Aguirre/ tw: sol_aguirre

-¿Cómo fue tu contacto inicial con el arte?
-Mi abuelo Tata pintaba al óleo hombres pensativos y callecitas que iban a lugares
desconocidos para mí. Mamá es artista, ella heredó la pasión de su papá. Y yo crecí ahí, estaba segura de que mi desarrollo tenía que ver con algún tipo de expresión.

-¿Cuáles son tus mayores motivaciones como artista plástica?
-Me motiva conmover. Yo no sé qué fibra toco en cada uno pero si sé que el que se detiene a ver mi obra es porque dentro suyo se armó una historia o se sintió identificado con algún personaje.

-Algunas de las figuras recurrentes en tus obras son los corazones, las personas en miniatura, los espejos, las palabras. ¿Esa elección es azarosa o tiene algún fundamento?
-Son mis hilos conductores. Los espejos se repiten en todas mis series. Es uno de los recursos más significativos que tengo, porque en ellos el observador puede ver su reflejo de frente, se puede esconder o mirar de reojo. La obra muta con cada mirada.
El corazón protagonista con personajes miniatura, los parches como cicatrices, las cajitas
musicales y escaleritas son mi impronta.

-Si tuvieses que describir tu trabajo como artista en pocas palabras ¿qué dirías?
-Mi obra son cuentos que hablan de sentimientos. En la mezcla de técnicas (cerámica, madera, metal, tela) encuentro la forma de materializarlos.

-¿Cómo visualizás tu carrera artística en el mediano y largo plazo?
-Tengo energía e ideas. Algo que compartimos con Matías Mischung (escultor) son las ganas de viajar, de expandir nuestro mercado. Hace años trabajamos en Francia, el año que viene agregamos Andorra… la curiosidad nos guía.

El Perdón y una Fuerza Natural

-¿Qué nos podés comentar sobre la obra que ilustra la tapa del libro El Perdón?
-El corazón de la tapa del libro El Perdón, de Clara Naum, representa el cambio, la fuerza que hay en el interior de cada uno, sacar cáscaras viejas y dejar lugar para los brotes nuevos. Es el ciclo de la vida.
Estábamos de viaje de trabajo por Europa cuando Maria Valdés Quintana, de Ensamble
Cultural, me contó el proyecto que tenían, el corazón Fuerza natural en la tapa y la escultura acompañando a Clara en sus charlas por el mundo. Son esos momentos… esas personas que sin saber te impulsan. Venía de un cambio profundo, encontrándome conmigo. Fuerza Natural me definía perfectamente en ese momento.

Sobre Catalina y su obra
Catalina nació en Buenos Aires en el ‘82. Estudió diseño de indumentaria en la Universidad de Palermo hasta que decidió irse a vivir a La Cumbre (Córdoba) con Matías Mischung (escultor), con quien tuvo dos hijos y gestó la Casa Taller El Rancho. Los años de dedicación a su familia sumados a una introspección necesaria, incidieron en las imágenes oníricas que hoy pueblan las paredes de su taller. Catalina se hace preguntas sin esperar respuestas, porque sospecha que estas últimas son solo un placebo.

Contacto
Dirección de Casa Taller El Rancho: Bartolomé Jaime 619, La Cumbre. Córdoba
FB: Catalina Rivera Villatte
Instagram: catariveravillatte
Cel. 03548 15637531

DEJA UNA RESPUESTA

Entre con su comentário
Please enter your name here