13 Reasons Why fue una de las series más controversiales de 2017: la historia de Hannah, una adolescente que decide suicidarse y explicar sus razones grabadas en cassettes, impactó en la sociedad consumidora de Netflix e instaló la polémica moral alrededor de una temática difícil de digerir y sensible de ilustrar.

En la primera temporada, la fatalidad alimentada por la intensidad de los años escolares, las burlas, las presiones, los abusos, las amistades y la competencia, la sexualidad incipiente, la depresión, el rol de los adultos, la familia, y la responsabilidad de las instituciones definen los capítulos en los que Hannah le habla a cada uno de los personajes que considera participantes activos, conscientes o inconscientes, de su decisión.

La segunda temporada, también de trece episodios, iniciará con el juicio de los Baker contra Liberty High School por haber desoído los pedidos de ayuda de su hija. Hannah Baker es el símbolo de 13 Reasons Why.

¿Cómo hacerla volver? Netflix halló las claves para garantizar su brillo y su éxito, Cada capítulo estará narrado por cada personaje que testifique en la corte. La propia protagonista, la actriz australiana Katherine Langford: “En esta temporada veremos a Hannah en flashbacks, a través de los testimonios de los demás, y luego en el presente del relato, como una presencia que ayudará a Clay”, dice.

Justo luego del suicidio de Hannah Baker, quien sufrió acoso sistemático y fue violada por el atleta estrella de la escuela. “Ella no fue la única” y “él no va a parar”, lee Clay en las polaroids. ¿Quién le deja esas fotos secretas? ¿Quiénes, a su vez, conspirarán para que se oculte la verdad?

13 Reasons Why, abrió un debate mundial acerca del bullying, el acoso y las tendencias suicidas en la adolescencia. A partir de su estreno y más allá de la controversia (se la acusó de pintar al suicidio como una salida “glamorosa”, los padres se aterrorizaron ante la posibilidad de un efecto contagio), muchas personas vieron en la serie una motivación para hablar de sus experiencias personales y esto llevó a Netflix a abrir un espaci o de consulta y auxilio para quienes se encuentren viviendo situaciones de depresión, abuso, etc (13reasonswhy.info).

“Recibimos cartas y mensajes de la gente contando sus historias de depresión, ansiedad o bullying: es conmovedor y gratificante estar en un show que le permita a las personas abrirse, pero al final del día solo somos actores. Solo podemos contar nuestras historias y por suerte la serie y Netflix entregan los recursos apropiados para que los espectadores comprendan que hay otras

maneras de buscar ayuda”, detalla Flynn. Tanto él como Alisha Boe (y también Selena Gómez) decidieron apoyar la causa contra estos padecimientos con un tatuaje simbólico en sus muñecas: “El Proyecto punto y coma es una organización que utiliza el significado del signo de escritura: podés terminar una oración con un punto o con un punto y coma, tomando una pausa pero continuando luego. Representa a toda la gente que sobrevivió a la depresi

ón, pensamientos suicidas o adicciones: me lo tatué porque conozco gente que atravesó todo eso, incluso yo misma”, confiesa Boe. “Tatuármelo fue mi forma personal de demostrar el orgullo que me genera la serie y sobre todo la respuesta de la gente y su cariño”, agrega Flynn.

“Una de las cosas que queríamos transmitir es que todos somos Hannah Baker, todos tuvimos experiencias similares o acompañamos a alguien que lo hizo”, dice Navarro. Y Alisha Boe refuerza la idea: “Creo que todos pudimos recurrir a nuestras vida

s personales para armar los personajes. Todos en algún momento fuimos víctimas de bullying o atravesamos situaciones similares; por eso la serie es tan popular: es increíblemente fidedigna”.

DEJA UNA RESPUESTA

Entre con su comentário
Please enter your name here